Sabes...?

Sabes...?

Amiblogs Feliz Navidad 2016

Amiblogs Feliz Navidad 2016
y Bendecido Año 2017.

Sigue mi Rastro.!

martes, 29 de junio de 2010

Centella Asiática.!

Amig@s voy a cerrar el mes de junio con una historia muy linda. La encontré buscando en internet, remedios para cicatrizar la herida de mi mano derecha, les comento que la usé bastante.
Aquí se las comparto.
La leyenda de “La hierba de los tigres”.

Había una vez, en un pequeño poblado de Laos, al borde del río Mekong, dos jóvenes que se amaban tiernamente. Ella era bellísima Yun-li, tenía dieciséis años y era la única hija del jefe del poblado, rico propietario que poseía casi la totalidad de los arrozales. El era un leñador, hermoso y pobre, que pasaba sus vida en el corazón del bosque.
El padre de Yun-li se llenó de cólera el día que su hija le anunció que quería casarse con aquél a quien él tenía por un desastrado. Loco de rabia, desenvainó su azagaya y se lanzó en busca del joven. Lo encontró en la plaza, se abalanzó sobre él y le hizo un gran corte en el vientre.

-Sálvate, leñador - le gritó -, y cuídate de no volver a cruzarte en mi camino, pues si lo haces daré fin a lo que acabo de empezar y acuérdate de esto. ¡Mi hija jamás será tuya!

Después desafiante añadió:

De todas formas te voy a conceder una oportunidad: si mañana la herida que te he hecho en el vientre está cicatrizada, es que eres más poderoso que yo y tendrás derecho a exigir la mano de Yun-li.

El joven leñador huyó perseguido por las burlas de los campesinos. Se refugió en su choza de bambú, sufriendo más por haber perdido a quien amaba que por la profunda herida, de anchura de una mano que tenía en el vientre.

Pero él conocía los secretos del bosque mejor que nadie. Muy a menudo había observado como los tigres revolcaban sus heridas sobre un tapiz de plantas rampantes. Había visto como a las fieras les era suficiente una noche para curar sus heridas y volver a cerrar la piel arrancada, esto le hizo bautizar a estas plantas como “la hierba del tigre”.

Decidió probar este remedio sobre él mismo, ya que el desafío del padre de su amada sonaba aún en su cabeza como un cascabel: “Si mañana ya te has curado, podrás casarte con Yun-li”. Toda la noche la pasó aplicándose la hierba del tigre. A la mañana siguiente, con los primero rayos del sol, en vez de la llaga sólo quedaba una cicatriz de un tono rosáceo igual que el del amanecer.

El leñador se volvió al poblado y allí, en medio de la plaza, delante de todos los estupefactos habitantes, mostró que su herida estaba ya cicatrizada. El padre de Yun-li, tuvo que cumplir su promesa: entregó su hija a aquél que le había demostrado ser más poderoso que él.

Los amantes fueron muy felices y el leñador se hizo muy rico y muy querido vendiendo a todos los heridos “ la hierba del tigre”, a la que debía su felicidad.


Si les gustó por favor dejen su apreciado comentario.
SOYPKS.